Walter Jetz y Martin Wikelski explican en una entrevista por qué la conservación de especies recibe menos atención que la protección del clima

14. Octubre 2021

Cada vez más especies se están extinguiendo en todo el mundo. Y el número de plantas y animales en la tierra está disminuyendo rápidamente. Walter Jetz de la Universidad de Yale y Martin Wikelski del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal hablan sobre las consecuencias que esto tendrá para la humanidad, cómo la comunidad global planea detener la extinción de especies y el papel fundamental que desempeña la ciencia en todo esto. Los dos científicos dirigen el Max Planck – Yale Center for Biodiversity Movement and Global Change.

¿Por qué es importante la biodiversidad para los humanos?

Martín Wikelski: La baja biodiversidad favorece a plagas y patógenos. Como resultado, aumenta el riesgo de malas cosechas y pandemias. A su vez, la disminución de insectos beneficiosos amenaza la polinización de cultivos importantes. Por último, la crisis de la biodiversidad está exacerbando el cambio climático. Esto se debe a que una gran diversidad de ecosistemas saludables puede ralentizar de manera más efectiva el aumento de la temperatura.

Walter Jetz: Cuando la biodiversidad disminuye, los ecosistemas se vuelven inestables. En el peor de los casos, colapsan por completo. La extinción global de especies tiene las mayores consecuencias. Para nosotros, los humanos, se necesita demasiado tiempo para que las especies con roles ecológicos similares resurjan. Por ejemplo, los mamíferos han estado separados de sus parientes más cercanos durante más de 1,5 millones de años en promedio. Con cada especie que perdemos, ya sea local o globalmente, aumenta el riesgo de colapso de los ecosistemas locales o del sistema global en su conjunto. Por lo tanto, tenemos una responsabilidad ética hacia las generaciones futuras para garantizar que las especies no se extingan por nuestra culpa.


Walter Jetz, Universidad de Yale (izquierda) y Martin Wikelski del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal.

  Aumentar imagen

Walter Jetz, Universidad de Yale (izquierda) y Martin Wikelski del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal.

Todo el mundo habla de la crisis climática. ¿Por qué la extinción de especies parece causar menos preocupación?

Jetz: En el caso del cambio climático, las conexiones son más claras y vívidas. Si la temperatura aumenta, el nivel del mar aumenta. Las consecuencias económicas también son más fácilmente identificables directamente y obvias. Y a diferencia del clima, la mayoría de las especies en peligro de extinción están muy lejos, por ejemplo, en los trópicos. Debido a esta mayor distancia y consecuencias económicas más ambiguas, tal vez no sea sorprendente que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático y sus informes hayan existido durante más de 30 años, mientras que la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas tenga solo 10 de existencia.

Wikelski: Cuando se trata de la crisis de la biodiversidad, hoy estamos donde estábamos con el cambio climático hace 20 años. En ese momento, la gente era incapaz de imaginar las desastrosas consecuencias del calentamiento global. Tomemos mi lugar de nacimiento, por ejemplo. A primera vista, poco ha cambiado en comparación con el pasado. Pero hay muchos menos insectos que antes. Tal vez por eso no hay golondrinas ahora. Los cambios aún son graduales. Pero en unos años, las consecuencias serán catastróficas. Esto me preocupa mucho.

En muchas áreas del mundo, la biodiversidad se ha reducido enormemente en las últimas décadas. Sin embargo, el paisaje agrícola de Europa Central sigue siendo altamente productivo. Por el contrario, las selvas tropicales, un lugar de alta biodiversidad, son considerablemente menos productivas. ¿Cómo puede ser eso?

Jetz: Por supuesto, estas áreas son productivas solo gracias a la intervención humana activa en forma de fertilizantes artificiales y pesticidas. No sabemos qué tan resistentes al cambio son estos ecosistemas y si seguirán siendo productivos en 50 años. También es una cuestión de perspectiva. Las selvas tropicales pueden no ser tan productivas para la población local. Pero son aún más importantes para el clima global.

¿Cuáles son las principales razones de la extinción de especies?

Jetz: Por el momento, se trata principalmente de la destrucción de hábitats a través de la agricultura, así como de asentamientos y construcción de carreteras. En los próximos años, el cambio climático acelerará aún más la extinción de especies. Las especies que no pueden adaptarse a los cambios o evadirlos se extinguirán. Aquí es especialmente donde se necesita ciencia. Con las bases adecuadas, todavía estamos a tiempo de reaccionar en muchos casos y utilizar nuestro conocimiento para ayudar a los responsables de la toma de decisiones a reducir la extinción de especies.

¿Dónde ve la mayor necesidad de investigación?

Wikelski: El principal desafío es estudiar los cambios en la biodiversidad a nivel mundial y a largo plazo. Con el nuevo sistema de observación satelital Icarus, por ejemplo, podemos rastrear continuamente varias especies animales en cualquier lugar de la Tierra y vincular sus posiciones a los datos ambientales. Esto nos dice qué condiciones necesita la especie para sobrevivir. Por el contrario, podemos usar a los animales como sensores para el cambio.

Jetz: Con nuevas fuentes de datos, por ejemplo, sensores locales o basados en satélites, y nuevos enfoques teóricos y estadísticos para vincular la información, podemos descifrar las relaciones locales, regionales y globales. Esto nos permite no solo registrar la biodiversidad, sino también analizar las relaciones entre las especies, así como las razones de los cambios en la abundancia y la distribución. Con este fin, también hemos establecido el Max Planck – Yale Center for Biodiversity Movement and Global Change. A diferencia de la ciencia del clima, no hay grandes instalaciones de investigación para la biodiversidad donde todo se junte. Sin embargo, existe una gran demanda de investigación sobre ecología global y biodiversidad. Con su orientación internacional y su enfoque de investigación a largo plazo, la Sociedad Max Planck ofrece las condiciones ideales para esto.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica se está llevando a cabo virtualmente y está programada para concluir en mayo de 2022. ¿Cómo se puede garantizar que los objetivos fijados en esta conferencia se logren realmente?

Jetz: La ciencia está tomando un papel más central esta vez que en la conferencia de Aichi hace 10 años. Los hallazgos científicos se incorporan directamente en la elaboración de los objetivos, y se intenta vincular los objetivos más estrechamente con la posible medición. Los países involucrados también deben informar regularmente sobre el estado de la biodiversidad.

 
loading content
Go to Editor View