Neandertales del Norte: Adaptación flexible a las condiciones ambientales cambiantes

26. Abril 2022

Un equipo de investigación multidisciplinario del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, la Universidad Friedrich Alexander Erlangen-Nuremberg, la Universidad Leuphana de Lüneburg, el Instituto Leibniz de Geofísica Aplicada y otras instituciones asociadas investigaron si los neandertales estaban bien adaptados a la vida en el frío o preferían condiciones ambientales más templadas. Basándose en investigaciones en Lichtenberg en la región de Wendland (Baja Sajonia, Alemania), los investigadores mostraron que durante la última Edad de Hielo, los neandertales visitaron sus áreas de asentamiento más septentrionales incluso durante las fases frías, aunque preferiblemente en los meses de verano.

Núcleo de perforación de Lichtenberg con capas alternas que representan condiciones climáticas cálidas y frías.

  Aumentar imagen

Núcleo de perforación de Lichtenberg con capas alternas que representan condiciones climáticas cálidas y frías.

¿Estaban los neandertales realmente tan bien adaptados a una vida en el frío como se suponía anteriormente, o preferían condiciones ambientales más templadas durante la última Edad de Hielo? Para responder a estas preguntas, vale la pena examinar los sitios neandertales en la periferia norte de su área de distribución. Después de todo, fue allí donde las fluctuaciones ambientales fueron más notables, especialmente como resultado de los repetidos avances del hielo desde Escandinavia. Una región particularmente adecuada para tales investigaciones es el norte de Alemania, con sus numerosos sitios neandertales documentados.

En un estudio reciente, investigadores del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, la Universidad Erlangen-Nuremberg, la Universidad Leuphana de Lüneburg, el Instituto Leibniz de Geofísica Aplicada y otras instituciones asociadas han investigado los restos de neandertales en una antigua orilla del lago en Lichtenberg en la región de Wendland (Baja Sajonia). Utilizando un enfoque de investigación integrador, el equipo ha combinado métodos analíticos de arqueología, datación por luminiscencia, sedimentología, micromorfología con el estudio del polen y los fitolitos para explorar en detalle la relación entre la presencia humana en el norte y las condiciones ambientales cambiantes.

"Las excavaciones arqueológicas son una ventana a la historia ambiental", dice Michael Hein, geógrafo de la Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva. "Basándonos en los sedimentos y granos de polen que contienen, podemos reconstruir la vegetación y las condiciones ambientales de la época. Para ello, se requiere la datación más precisa posible, que en el caso de Europa Central todavía falta para muchas fases climáticas de la última Edad de Hielo". Recopilar información ambiental y realizar dataciones independientes es de gran interés tanto para la arqueología como para la investigación paleoambiental.

"En Lichtenberg, ahora hemos logrado datar con bastante precisión el final de una fase cálida pronunciada, el llamado Interstadial de Brörup, en 90.000 años", agrega Hein. "Por lo tanto, el enfriamiento del continente habría coincidido con el cambio climático en el hielo de Groenlandia y el Atlántico Norte. Hasta ahora solo se había sospechado, pero no probado, un acoplamiento directo para el norte de Alemania".

Asentamiento de las zonas del norte también durante las fases frías


Herramientas multifuncionales del sitio de Lichtenberg de hace 90.000 años.

  Aumentar imagen

Herramientas multifuncionales del sitio de Lichtenberg de hace 90.000 años.

El estudio también encontró que los neandertales ocupaban una orilla de lago ligeramente boscosa hace unos 90.000 años en un clima relativamente templado. Las herramientas de piedra encontradas en el antiguo campamento atestiguan una variedad de actividades, como la carpintería y el procesamiento de plantas. Ya entre 1987 y 1994, el Landesmuseum Hannover excavó un sitio cerca de Lichtenberg que contenía cuchillos con respaldo bifacial, los llamados "Keilmesser", herramientas de corte especializadas.

En las excavaciones, las capas de este antiguo campamento se encuentran sobre el campamento a orillas del lago, que se asocia con un período de clima templado, y datan de un momento hace unos 70.000 años, cuando comenzó el primer máximo frío de la última Edad de Hielo. Por lo tanto, los investigadores pudieron demostrar que los neandertales habían habitado las regiones del norte incluso durante las fases frías.

"Los cambios en las herramientas de piedra indican que los neandertales se adaptaron de acuerdo con las condiciones ambientales cambiantes", dice Marcel Weiß, arqueólogo de la Universidad Erlangen-Nuremberg. "En Lichtenberg, pudimos demostrar que visitaron repetidamente el norte de Europa Central, que se desarrolló desde un ambiente muy boscoso durante el último período cálido, hasta bosques más escasos de un período climático frío-moderado al comienzo de la última Edad de Hielo, hasta la tundra fría del primer máximo frío".

En este contexto, las herramientas de piedra, especialmente los cuchillos hechos de sílex, muestran que el sitio a orillas del lago de los neandertales puede haber servido a un grupo de caza para una corta estadía. La evidencia de otros sitios del mismo período de tiempo indica que durante las fases frías, los neandertales probablemente visitaron sus zonas de vivienda en el norte principalmente durante los meses de verano.

 

 
loading content
Go to Editor View