Encabezado

En los engranajes de la maquina de opinión

Hoy en día, los debates políticos a menudo se convierten en peleas verbales, especialmente en las redes sociales. Para contrarrestar esto, Eckehard Olbrich y Sven Banisch del Instituto Max Planck de Matemáticas en las Ciencias de Leipzig y Philipp Lorenz-Spreen del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano están investigando cómo se produce la polarización y cómo funciona la formación de opinión en grupos.

El impacto de los medios digitales en la democracia

La revisión sistemática muestra un impacto significativo en factores como la confianza, la participación, el populismo y la polarización

7. Noviembre 2022

Una de las preguntas más polémicas de nuestro tiempo es si la rápida adopción global de los medios digitales está contribuyendo a un declive de la democracia. Si bien los riesgos de las redes sociales son cada vez más discutidos por los políticos y el público, las compañías tecnológicas argumentan que los hallazgos no son concluyentes. Sería un error condenar las redes sociales en general. Pero ciertamente pueden alimentar la polarización y el populismo, especialmente en las democracias establecidas. Estos son los hallazgos de un equipo de investigadores del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano en Berlín, la Escuela Hertie en Berlín y la Universidad de Bristol.

Algunos creen que los medios digitales son una amenaza para la democracia; Otros argumentan que representan una oportunidad para una mayor participación política. Investigadores del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano, la Escuela Hertie y la Universidad de Bristol han realizado una revisión sistemática de estudios que investigan si los medios digitales afectan el comportamiento político de los ciudadanos y cómo. Con este fin, los investigadores sintetizaron evidencia causal y correlacional de casi 500 artículos sobre la relación entre los medios digitales y la democracia en todo el mundo. Su revisión se publica en la revista Nature Human Behaviour.

"La ventaja de nuestra revisión sistemática, en el contexto de un debate divisivo y a menudo partidista, es que permite sacar conclusiones objetivas", dice el autor Philipp Lorenz-Spreen del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano. En el Centro de Racionalidad Adaptativa del instituto, estudia cómo las nuevas tecnologías pueden ayudar a promover la democracia participativa en línea. Si bien el impacto de los medios digitales en la democracia no puede juzgarse simplemente como "bueno" o "malo", los resultados muestran claramente que los medios digitales pueden tener varios efectos negativos en el comportamiento político, continúa.

Seis factores clave

Seis factores clave cambian particularmente con el uso de los medios digitales y tienen una influencia relevante en la democracia: participación, conocimiento político, confianza, polarización, populismo y cámaras de eco. Los dos primeros factores tienden a tener un efecto positivo: la posibilidad de participación política a través de los medios de comunicación en línea promueve la movilización de los votantes y la participación electoral, lo que fortalece la legitimidad democrática de los gobiernos y los parlamentos. Además, los medios digitales pueden aumentar el conocimiento político y la diversidad de la exposición a las noticias. Sin embargo, una parte más pequeña de los estudios también muestra efectos negativos en el conocimiento político, por ejemplo, a través del efecto news-finds-me: los usuarios de las redes sociales tienden a no buscar información activamente, ya que asumen que la información importante les llegará automáticamente.

Un gran número de los estudios subyacentes atestiguan que el uso de medios digitales daña la confianza en la política y en las instituciones democráticas como los parlamentos. La confianza en los medios clásicos como los periódicos y las estaciones de televisión también está disminuyendo. Además, el populismo, especialmente en Europa, en el extremo derecho del espectro político, y la polarización de la población están creciendo. Esto se demuestra no solo por los estudios de correlación, sino también por los estudios sobre relaciones causales.

"Al estudiar fenómenos políticos y sociales complejos, es importante determinar si de hecho existe una relación causal", explica la autora Lisa Oswald de la Escuela Hertie de Berlín. Con esto en mente, los investigadores se centraron en el subconjunto de artículos que informan evidencia causal de una relación entre los medios digitales y la democracia. En el caso del fenómeno de las "cámaras de eco", dondelos individuos están expuestos sólo a información de personas de ideas afines, se ha cuestionado si realmente existen. Según el estudio actual, los resultados dependen en gran medida de los medios digitales en cuestión. No hubo evidencia de cámaras de eco en estudios que analizan solo Internet, por ejemplo, pero sí parecen surgir dentro de las redes sociales donde, a través de su aislamiento y posible radicalización, también tienen una influencia negativa en la democracia.

Sin embargo, la evaluación de los factores depende en gran medida del contexto político. "Nuestro análisis cubrió estudios realizados en todo el mundo, lo que nos permite arrojar luz sobre cómo los efectos de los medios digitales difieren en los sistemas políticos", dice el coautor Ralph Hertwig, Director del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano. Lo que es potencialmente desestabilizador en las democracias establecidas puede ser beneficioso para la democracia emergente y fortalecer la oposición en los regímenes autoritarios.

Los efectos positivos de los medios digitales sobre la participación política y el consumo de información fueron más pronunciados en las democracias emergentes de América del Sur, África y Asia. Los efectos negativos, en términos de aumento del populismo y la polarización y disminución de la confianza política, fueron más evidentes en las democracias establecidas en Europa y Estados Unidos, por ejemplo.

"Los hallazgos muestran que las redes sociales tienen un impacto significativo en todo el mundo, pero que los efectos son complejos. Por lo tanto, se requiere más investigación, incluida la síntesis y el análisis de los estudios existentes", dice el coautor Stephan Lewandowsky, presidente de Psicología Cognitiva en la Universidad de Bristol. Sin embargo, los resultados de la investigación ya revelarían algunas tendencias claras e indicarían que los gobiernos y las sociedades civiles deben tomar medidas para comprender mejor y dar forma activamente a la interacción de los medios digitales y la democracia.

 
loading content
Go to Editor View