Descubrimiento Instituto Max Planck de Historia Humana

Pistas azules del rol oculto de las mujeres en la Europa Medieval 

17 de enero de 2019

Un equipo de internacional de investigadores liderado por el Instituto Max Planck de Historia Humana y la Universidad de York revelaron evidencia de la participación de las mujeres Medievales en la producción de manuscritos iluminados. Científicos encontraron lapis lazuli en el sarro dental de una mujer enterrada en un Monasterio Alemán del siglo XII, lo que indica su participación en la producción de textos religiosos ampliamente ilustrados.

En la Europa Medieval, la alfabetización y los textos escritos eran competencia, mayormente, de las Instituciones religiosas. Manuscritos ricos en ilustraciones se creaban en los monasterios para ser utilizados por los miembros de instituciones religiosas y la nobleza. Algunos de estos manuscritos iluminados eran embellecidos con pinturas y pigmentos lujosos, incluyendo hojas de oro y ultramarino, un pigmento azul raro y exlcusivo hecho de piedra lapis lazuli.

Mandíbula inferior de una mujer medieval: el sarro dental contine pigmentos de lapis lazuli, lo que indica que trabajaba en valiosos manuscritos ilumninados. Aumentar imagen

Mandíbula inferior de una mujer medieval: el sarro dental contine pigmentos de lapis lazuli, lo que indica que trabajaba en valiosos manuscritos ilumninados.

[menos]

En un estudio publicado en Science Advances, un equipo internacional de investigadoresliderado por el Instituto Max Planck de Historia Humana y la Universidad de York reveló el rol de las mujeres en la creación de estos manuscritos a través de un descrubrimiento sorprendente – detectaron pigmento lapis lazuli incrustado en la placa dental calcificada de una mujer de la Edad Media que había sido enterrada en un pequeño Monasterio de Alemania alrededor del año 1100 AC. El análisis de los científicos sugiere que la mujer  probablemente fue una pintora de textos religiosos iluminados.

“Examinamos  los posibles modos en que este mineral pudo haberse incrustado en el sarro dental de esta mujer”, explica Radini. “Basados en la distribución del pigmento en su boca, concluimos que el escenario más probable es que ella haya estado pintando con el pigmento y lamiendo la punta del pincel mientras pintaba” afirma la primer co-autora del Instituto Max Planck de Hostoria de la Ciencia Humana, Mónica Tromp.

El uso de pigmento ultramatrino, hecho de lapis lazuli, se reservaba, junto con el oro y la plata para los manuscritos más lujosos. Sólo se les confiaba este uso a amanuenses o pintores excepcionalmente habilidosos” agrega Alison Beach de la Universidad Ohio State, una historiadora del Proyecto.

Cimientos de la iglesia asosciada a la comunidad religiosa de mujeres medievales en Dalheim, cerca de Pderborn, en el siglo XII. Al menos una mujer que vivía allí, ilustraba manuscritos religiosos - una actividad que, hasta el momento, se suponía era realizada solamente por hombres. Aumentar imagen

Cimientos de la iglesia asosciada a la comunidad religiosa de mujeres medievales en Dalheim, cerca de Pderborn, en el siglo XII. Al menos una mujer que vivía allí, ilustraba manuscritos religiosos - una actividad que, hasta el momento, se suponía era realizada solamente por hombres.

[menos]

 

 
loading content
Go to Editor View