Descubrimiento - Instituto Max Planck de Química

Un cambio global a energías renovables puede salvar millones de vidas. 

La quema de combustibles fósiles es la principal causa de la contaminación del aire y las cargas sanitarias relacionadas

3. Abril 2019

Según un equipo internacional de científicos dirigido por el Instituto Max Planck de Química, reducir la contaminación global del aire puede evitar millones de muertes prematuras. El aporte más importante para esto sería discontinuar el uso de combustibles fósiles,una cuestión que se está discutiendo actualmente,principalmente en la lucha contra el cambio climático. Los investigadores utilizaron un modelo de química atmosférica global para estudiar el impacto de la contaminación del aire en la salud humana, pero también analizaron el impacto de los contaminantes del aire en la formación de precipitaciones y el clima.

Un cambio de combustibles fósiles como el carbón, que se quema en la central eléctrica de Mehrum, a fuentes renovables tendría varios efectos positivos: retardaría el cambio climático, al menos a mediano plazo, y también podría prevenir los efectos en la salud causados por la contaminación del aire Aumentar imagen
Un cambio de combustibles fósiles como el carbón, que se quema en la central eléctrica de Mehrum, a fuentes renovables tendría varios efectos positivos: retardaría el cambio climático, al menos a mediano plazo, y también podría prevenir los efectos en la salud causados por la contaminación del aire [menos]

El equipo liderado por el investigador atmosférico Prof. Jos Lelieveld, Director del Instituto Max Planck de Químic calculó que las emisiones producidas por la quema de petróleo, gas natural y carbón son responsables de alrededor del 65% por ciento de las muertes prematuras por contaminantes del aire en todo el mundo. Así, el aire contaminado aumenta significativamente el riesgo de enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Según Richard Burnett, de Health Canada, coautor del estudio, el impacto de las partículas en la salud es extremadamente alto. Discontinuar gradualmente el uso de combustibles fósiles evitaría así más de tres millones de muertes prematuras al año en todo el mundo. "Si todas las fuentes de contaminación del aire producidas por el hombre se detuvieran, la cifra aumentaría a más de cinco millones por año", dijo Andy Haines, coautor del estudio y profesor de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Nota completa en inglés

 

 
loading content
Go to Editor View